Archive

Monthly Archives: October 2011

Mucho se ha hablado acerca del legado que deja Steve Jobs y su influencia en el mundo como hoy lo conocemos, y también del hueco enorme que su empresa debe llenar para mantener esa hegemonía que la ha caracterizado como símbolo de innovación, de estilo, de status.

Grandes empresas mundiales como Samsung, Coca Cola, o Nike, tienen posicionamientos bien establecidos en base a su oferta de productos y al manejo de su imagen, y lo han logrado sin que nadie se pregunte quienes son los hombres o mujeres que están detrás de ellas, y es probable que nadie se pregunte quienes son ya que la marca por sí sola tiene valores creados y lazos bien establecidos con sus consumidores.

Sin embargo, el caso de Apple es distinto; aquí su creador Steve Jobs era la representación de todos los valores que la marca ha profesado desde que él la creó, y más que consumidores, Apple se ha hecho de un ejército de “fans”, de embajadores de buena voluntad y voceros defensores de la marca que han vuelto casi un culto la adoración por la manzana.

Por supuesto que hay muchos ejemplos de empresas que han estado en situaciones similares y que hoy en día no sólo se han mantenido vigentes sino que han crecido enormemente; tal es el caso de Disney, que después de 45 años de la muerte de Walt Disney, la empresa mantiene esa visión innovadora con la que fue creada, pero tuvieron que pasar casi 20 años para que volviera la compañía a florecer, para que las aguas tomaran nuevamente su cauce y retomara esa posición de vanguardia que la caracterizó en sus inicios.

Tim Cook podrá ser ideal para continuar al frente de Apple, pero la pregunta real es si más allá de ser un hombre de negocios tendrá la magia necesaria para que la marca no acabe convirtiéndose en una empresa más de electrónicos como aquellas que compiten por un lugar en el mercado a través de precio o promoción pero que a fin de cuentas son productos “me-too” osea, productos genéricos que no ofrecen ningún valor agregado.

Si buscan convertir a Tim Cook en el próximo Steve Jobs será un grave error para la marca; ya lo vimos en la gris presentación del iPhone 4s emulando los gestos característicos de Steve Jobs: la voz pausada, las manos unidas a la altura del pecho (seguramente trabajados con con su equipo de marketing) buscando generar empatía con los espectadores a niveles subliminales.

Apple tiene el enorme reto de crearse como marca su propio posicionamiento sin Steve Jobs, pero a la vez deberá hacerlo tomando su legado como columna vertebral; debe centrarse en continuar siendo más que innovadores, creadores y revolucionadores del mundo como lo conocemos ahora, lo cual no debe ser difícil ya que seguramente Steve Jobs contempló y dejó como buen visionario, escrito en sus notas.

 

Advertisements
%d bloggers like this: